¿Qué es una autopista?

Son carreteras construidas y diseñadas para la circulación exclusiva de vehículos motorizados a velocidades elevadas. No pueden circular ni otros tipos de vehículos ni mucho menos transitar peatones.

Cuentan con cuatro o más carriles con sentidos de circulación separados por una mediana central (banda por la que no se puede circular). Y no tienen carreteras que la crucen al mismo nivel, carecen de vías de trenes, tranvías y pasos peatonales.

¿Qué es una autovía?

Son vías de gran capacidad que disponen de dos carriles por sentido y accesos limitados de las propiedades colindantes, que se realiza por enlaces mediante caminos o vías de servicio.

La principal diferencia está en el diseño. Las autovías, por ejemplo, tienen curvas con radios de giro más cerrados, mayores desniveles en las pendientes y en ocasiones, arcenes más estrechos.

Las autovías no cumplen con la longitud mínima que se exige en las autopistas. En algunas autovías es posible encontrar paradas de autobuses, característica que en las autopistas es impensable.

En cuanto a la velocidad, las autopistas están diseñadas para circular a una velocidad determinada máxima de manera constante sin reducir la velocidad. Por ello, cuentan con curvas de radio amplio y carriles muy largos de aceleración y deceleración.

Estas características en el diseño las podemos encontrar también en algunas autovías, aunque no es obligatorio.

Y, para conducir de manera segura y estar protegido en todo momento, es obligatorio y recomendable que dispongas de un seguro de coche.

Desde CMP ponemos a tu disposición a profesionales que te ayudarán a elegir la modalidad de póliza que mejor se adapte a tus necesidades y estilo de vida.

https://www.cmponlinestore.com/que-seguro-necesitas/seguro-coche/

Fuente: Allianz

Se cree que era el saludo que utilizaban los mensajeros en moto del ejército de la Gran Bretaña, al recorrer las calles devastadas de la ciudad de Londres durante sus misiones.

Y si nos vamos más atrás en la historia, allá por la mal llamada, guerra de los cien años, que en realidad duró ciento dieciséis, entre franceses y británicos entre los años 1337 y 1453, se dice que los franceses, antes de soltar a un prisionero, le cortaban los dedos índice y corazón, para vengar las derrotas causadas por los arqueros del Rey Henry V.

De esa forma, difícilmente volvería a empuñar una espada o tirar con arco sin esos dedos.

Los ingleses, como respuesta antes de cada combate, solían enseñarles, a modo de provocación, esos mismos dedos.

Por suerte, hoy en día, este saludo es un signo de compañerismo y cordialidad entre quienes comparten la pasión por la carretera.